Venevisión

De La Venciclopedia
(Redirigido desde «Venevision»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Venevisión
Venevisión
Slogan:Es como tú
Perfil Corporativo
Ubicación Caracas
Tipo Terrestre
Cobertura Nacional. Internacional vía Venevisión Internacional
Fundador Diego Cisneros
Fundación Febrero 27, 1961
Dueño Gustavo Cisneros
(Grupo Cisneros)
Presidente Victor Ferreres (2007)
Dirección Final Av. La Salle, Colina de los Caobos, Apartado 66774. Caracas, Venezuela. Tel: 708-91-11, 708-94-44
Website venevision.net

Venevisión es uno de los canales de televisión más importantes de Venezuela. Es propiedad de Gustavo Cisneros y se transmite en Caracas a través del canal 4. Durante su historia Venevisión ha producido programas de corte musical, cómicos, de revista, opinión y novelas que han llegado a transmitirse en otros países. En los Estados Unidos muchos de los programas de Venevisión pueden ser vistos a través de la cadena Univision.

Historia[editar]

La empresa se inicia el 4 de mayo de 1953 con el establecimiento de Televisión Independiente, S.A. (también conocida como Televisa, pero sin conexión con el canal mexicano, que no existió bajo ese nombre hasta 1973). Cuando Televisa quebró a comienzo de los años 1960, Diego Cisneros adquirió los activos de la empresa con ayuda del gobierno de Rómulo Betancourt. El 27 de febrero de 1961, Venevisión fue inaugurada, mas no inició transmisiones oficialmente hasta el 1 de marzo de ese mismo año.

En pocos años, gracias a convenios con cadenas multinacionales como la ABC estadounidense, Venevisión se convirtió en una de las televisoras más importantes del país y de Latinoamérica, experta en telenovelas y en maratónicos shows televisivos como Sábado Sensacional. Venevisión tiene representación internacional a través de la cadena Venevisión Internacional y de Producciones Venevisión, además de ser el organizador anual del concurso Miss Venezuela y Mister Venezuela.

Críticas[editar]

Venevisión apoyó a Hugo Chávez en su campaña electoral de 1998, pero de la aprobación de 49 decretos ley que afectaban a los medios de comunicación, pasó a ser uno de los principales opositores del presidente. Venevisión fue un supuesto partícipe del Golpe de Estado del 11 de abril de 2002 que derrocó por dos días al presidente Hugo Chávez, quien acusó al canal de transmitir dibujos animados en lugar de las imágenes de los partidarios del gobierno en las calles. Miraflores también le criticó su respaldo al paro petrolero de 2002-2003. No obstante, debido al fracaso de dicho paro y la consolidación de Chávez en el poder después del referéndum revocatorio de 2004 y la aprobación de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (llamada por la oposición venezolana "Ley Mordaza"), Venevisión se ha visto en la obligación de serenar sus críticas.

Después de los sucesos de abril de 2002, el presidente Chávez acusó a los medios de comunicación de participar de dichos hechos y los calificó de golpistas. El 10 de enero de 2003, en el programa Aló Presidente, Chávez acusó a Gustavo Cisneros de ser "uno de los más grandes responsables de lo que aquí está pasando, y yo lo acuso ante el pueblo y ante el mundo por golpista y por fascista".[1] Estas acusaciones generaron manifestaciones públicas de apoyo a Gustavo Cisneros, como la del Primer Ministro de Canadá, Jean Chretien.

Posteriormente, Venevisión fue criticada por detener su oposición activa al gobierno de Hugo Chávez, lo cual obligó a Gustavo Cisneros a transmitir declaraciones en las que desmentía rumores que le vinculaban con el gobierno de Venezuela. Estos rumores comenzaron a raíz de la renovación de la concesión televisiva a Venevisión por parte del gobierno venezolano y la salida del aire de RCTV (empresa a la que no se la renovaron), lo cual causó sospechas sobre un trato entre el gobierno y Gustavo Cisneros.[2]

Ver también[editar]

Enlaces externos[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Programa Aló Presidente desde San Carlos, Cojedes, 10 de enero 2003
  2. Romero, Simón. Mogul Learns to Live With Chávez. The New York Times. 2007-07-05.The New York Times.