La Asunción

De La Venciclopedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Capital del estado Nueva Esparta y del municipio Arismendi. Está situada en el fértil valle de Santa Lucía y la circunvalan las serranías de El Copey, cuya máxima altitud es el pico de San Juan con 952 m, siendo el más elevado de toda la isla de Margarita, y por el E el cerro de Matasiete con 657 m de altitud. La Asunción se eleva a 108 m sobre el nivel del mar. Su temperatura media es de 28 °C. En la serranía de El Copey nace el río de La Asunción que pasa por el centro de la ciudad y corre en dirección E hasta desembocar en la laguna de Gasparico. El 22 de julio de 1561 llega a Margarita Lope de Aguirre, quien después de cometer algunos crímenes, optó por abandonar la isla el 31 de agosto de 1561. Los habitantes de la Villa del Espíritu Santo estaban dispersos y ocultos en los montes. Después de la ida de Lope de Aguirre, el capitán Pedro González Cervantes de Albornoz los recoge y para ponerlos a salvo de los ataques de los piratas, incursiones de los caribes y corsarios que infestaban estos mares, traslada la Villa del Espíritu Santo, con su Ayuntamiento, al valle de Santa Lucía, donde va a surgir la villa de La Asunción a partir del año 1562. En 1566 fue saqueada por el pirata francés Jean Bontemps, y en 1568 por el inglés John Hawkins. Ante el auge alcanzado por la villa de La Asunción, su Cabildo, por intermedio del procurador, el capitán Alonso Suárez del Castillo, solicita del Rey que se le otorgue el título de Ciudad y se le señale su Escudo de armas; ambas peticiones le fueron concedidas por real cédula de fecha 27 de noviembre del año 1600. Durante la Guerra de Independencia, La Asunción fue duramente castigada y sus casas y edificios pasto de las llamas. Aquí se libró la batalla de Matasiete, donde el 31 de julio de 1817 las tropas patriotas, al mando del general Francisco Esteban Gómez, derrotaron a los españoles mandados por el general Pablo Morillo. La Asunción conserva en la actualidad muchos monumentos históricos de la época colonial. Pocas ciudades de Venezuela pueden enorgullecerse de ello como La Asunción. Entre esos monumentos podemos citar: la catedral, edificada en 1571 por el visitador de la orden de Santo Domingo, fray Juan de Manzanillo; esta iglesia no quedó concluida, por eso el gobernador Bernardo Vargas Machuca, en 1609, emprende la construcción de un nuevo templo, que para 1617 está casi concluido; se bendijo posiblemente el año 1621; conserva de la época colonial algunos ornamentos e imágenes; el convento de San Francisco: su construcción ha debido iniciarse el año 1593 por fray Juan Ortiz de Valdivieso, quien hizo la fundación «...señaló y tomó sitio y empezó a abrir los cimientos...». Ya existía en 1617; este convento se ha utilizado, además de los fines específicos para los cuales fue construido, como hospital, colegio, botica, jefatura civil, oficina de la Inspectoría de Tránsito, asiento de la Gobernación del estado y actualmente sede de la Asamblea Legislativa de Nueva Esparta; allí murió el 6 de agosto de 1853 el general Francisco Esteban Gómez. El castillo Santa Rosa: el año 1677 el gobernador Muñoz de Gadea decide reemplazar con él las viejas y destartaladas defensas de la ciudad de La Asunción que se conocían con el nombre de San Bernardo; a la nueva fortaleza se le dio el nombre de Santa Rosa y el encargado de los trabajos fue el maestre de campo Juan Fermín de Huidrobo. La obra estuvo concluida para fines de enero de 1683; en uno de sus calabozos Luisa Cáceres de Arismendi, esposa del general Juan Bautista Arismendi, dio a luz en 1816 a una niña muerta; fue declarado Monumento Nacional el 26 de octubre de 1965. También existen en La Asunción otros monumentos históricos como la Sala Capitular (hoy sede del Museo Nueva Cádiz y de la Biblioteca Central), construida por el gobernador Bernardo Vargas Machuca, en la cual el 4 de mayo de 1810 se declaró a Margarita unida al movimiento emancipador iniciado en Caracas el 19 de abril de dicho año. Frente al convento de San Francisco se levanta un reloj equinoccial que data de la Colonia y sobre el río, un hermoso puente de piedra, obras estas de aquel gobernador. Allí se encuentra la casa natal del general Juan Bautista Arismendi, convertida en museo, la Columna Ática de Matasiete que conmemora la jornada histórica y las ruinas del fortín La Libertad. Entre las manifestaciones populares tradicionales de La Asunción se encuentra la hermosa tradición de los Velorios de Cruz, que se celebran a partir del mes de mayo. Son célebres los de los barrios El Copey y El Mamey, en los cuales se entonan décimas sin faltar el «contrapunteo» que a medida que los improvisadores se van «picando», reciben frenéticos aplausos de sus respectivos grupos de admiradores. Es muy recordado en La Asunción, el denominado Baile de los Pintaos. El nombre alude a las manchas de pintura que las personas lucían en la cara y partes descubiertas del cuerpo, cuando participaban en la danza. De igual modo era muy célebre la «quema de Judas», cuyos testamentos e incidencias que originaban han quedado en el recuerdo de los moradores y aún se refieren con emoción y contento; las comparsas navideñas tienen lugar en calles y plazas. Se celebran: la batalla de Matasiete (julio 31), la Asunción de María (14 y 15, 20 y 21 de agosto) y la Virgen del Valle (septiembre 1 - octubre 12). La Asunción tiene 2 grupos escolares: Francisco Esteban Gómez y Luisa Cáceres de Arismendi. El ciclo diversificado Dr. Francisco Antonio Rísquez, la escuela de Artes Plásticas Pedro Ángel González y el ciclo básico común Juan Bautista Arismendi. El primer periódico que se publicó en La Asunción y en el estado Nueva Esparta fue El Espartano el año 1845, dirigido por Pedro Silva y el segundo fue La Paz dirigido por Tadeo C. Carballo el año 1847. Después de estos han circulado en La Asunción más de 90 periódicos. Entre los poetas de La Asunción se destacan Pedro Aguirre Guerra, Jesús Marcano Villanueva, Rafael Figueroa González, Tomás R. Salazar Brito, M.A. Mata Silva, H. Albornoz Lárez, Luis B. Prieto Figueroa, Jesús Rosas Marcano. Además existe un nutrido grupo de periodistas, científicos, músicos, historiadores, intelectuales, artistas y educadores. Tiene La Asunción su Casa de la Cultura denominada Monseñor Nicolás Eugenio Navarro, La Sociedad Progreso y 5 centros culturales. Radiodifusora Mundial Margarita. Posee amplias y arboladas plazas públicas y conserva su arquitectura y ambiente coloniales. Se comunica con todos los pueblos de la isla por red de magníficas carreteras. En 1981 tenía 13.359 habs.; censó 16.552 en 1990.

Autor: Jesús Manuel Subero Bibliografía directa: Acosta, Bernardo. De sangre a sangre: de pueblo a pueblo. La Asunción: Asociación de Escritores de Venezuela, Seccional Nueva Esparta, 1984; Espinoza Prieto, Leopoldo. La Asunción en mi afecto. [Porlamar]: Ediciones Fundaconferry, 1977; Salazar Franco, José Joaquín. La Asunción ciudad procera. Tacarigua de Margarita: s.n., 1990; Subero, Jesús Manuel. Libro de La Asunción. Caracas: Editorial Arte, 1977; Velásquez, Justo Simón. Los templos de La Asunción, isla de Margarita. La Asunción: [Oficina de Información, Prensa y Publicaciones, Estado Nueva Esparta], 1958; Venezuela. Dirección General De Desarrollo Urbanístico. Estudio físico-geográfico de las áreas marginales de La Asunción, estado Nueva Esparta. Caracas: Ministerio de Obras Públicas, 1976.