Santos Michelena

De La Venciclopedia

Revisión del 04:14 11 sep 2020 de Cojoilustrado (discusión | contribs.) (Página creada con «Maracay (Edo. Aragua) 1.11.1797 - Caracas 12.3.1848 Político a quien se le reconoce el haber desempeñado un papel de primer orden en la organización de las relaciones e…»)
(difs.) ← Revisión anterior | Revisión actual (difs.) | Revisión siguiente → (difs.)

Maracay (Edo. Aragua) 1.11.1797 - Caracas 12.3.1848

Político a quien se le reconoce el haber desempeñado un papel de primer orden en la organización de las relaciones exteriores de Venezuela y de la Hacienda Pública nacional. Hijo del español Santiago José Michelena y de María Teresa Rojas Queipa y Natera, oriunda de Valencia (Venezuela). Tuvo una fugaz actuación militar en 1813 como soldado de la emancipación, apenas cumplidos los 16 años de edad; herido en combate, se retiró a Valencia para recuperarse de las lesiones sufridas; fue hecho prisionero y trasladado a Coro donde, considerada su edad, se le dejó en libertad a condición de que abandonara el país. Residió en Filadelfia (Estados Unidos) entre 1813 y 1819, aprovechando ese tiempo para completar su educación en derecho, economía y comercio. Al concluir su estadía en aquella ciudad, se trasladó a La Habana (Cuba), donde entró como empleado en una casa de comercio. En 1821, regresó a Venezuela y se radicó en La Guaira, fundando en aquel puerto una empresa mercantil. En dicha población, ejerció el cargo de síndico procurador, servicio al cual se dedicaba en 1824, cuando fue elegido representante por la provincia de Caracas ante el Congreso de la Gran Colombia. Con este motivo se residenció en Bogotá hasta 1826; al cesar en sus responsabilidades parlamentarias, optó al cargo de cónsul y agente fiscal de la Gran Colombia en Londres, cargo que ganó por concurso. Regresó en 1828 a Caracas y posteriormente fue nombrado oficial mayor de Hacienda y Relaciones Exteriores. En mayo de 1830, fue seleccionado para integrar el primer gabinete ministerial de José Antonio Páez, como secretario de Estado en Hacienda y Relaciones Exteriores. El celo puesto en cumplimiento de sus deberes dio por resultado la organización de la nueva Hacienda Pública nacional. El 6 de mayo de 1833, el presidente Páez lo designó enviado especial y ministro plenipotenciario ante los gobiernos de Nueva Granada y Ecuador para proceder al arreglo definitivo de los asuntos correspondientes al pago de la deuda pública exterior de los Estados que habían integrado la Gran Colombia; en esa misma oportunidad, recibió los poderes necesarios a fin de negociar con la Nueva Granada la concertación de un Tratado de Amistad, Alianza, Comercio, Navegación y Límites. En agosto de 1833, al llegar a Bogotá, inició de inmediato las conversaciones relacionadas con los asuntos que se le habían encomendado. En cuanto a la deuda se refiere, los negociadores llegaron a un acuerdo, el 23 de diciembre de 1834, mediante el cual se distribuían los compromisos pendientes en cantidades proporcionales a la población estimada de cada una de las naciones involucradas. Respecto de la otra misión, la que habría de tratar directamente con Nueva Granada, el 14 de diciembre de 1833, Michelena y Lino de Pombo encontraron una fórmula de equilibrio por medio de lo que se denominó el tratado Michelena-Pombo, cuyos términos debían ser propuestos a los gobiernos respectivos para su ratificación. Sometido a consideración del Poder Legislativo venezolano, el 10 de febrero de 1834, el tratado fue remitido con observaciones del Senado a la Cámara de Representantes y esta, en resolución fechada el 7 de abril de 1835, se pronunció en contra de la mayor parte de su contenido. El 25 de febrero de 1836 ambas cámaras reunidas en Congreso dictaron un decreto improbatorio de la cuestión relativa a límites, la que continuó indefinida hasta después del plazo convenido para la ratificación por las partes. A su regreso al país, Michelena fue nombrado nuevamente secretario de Estado en los despachos de Hacienda y Relaciones Exteriores (29.3.1835); desempeñaba este cargo cuando se produjo la Revolución de las Reformas y el derrocamiento del presidente José María Vargas. Vencida la revolución por el general Páez, comandante del ejército investido de poderes especiales, este se comprometió a mantener en sus grados militares a José Tadeo Monagas y los demás jefes y oficiales que habían participado en la sublevación. Considerado el asunto en Consejo de Gobierno y en gabinete, Santos Michelena votó en contra del indulto, el cual no obstante, resultó aprobado por mayoría, pero Michelena, al opinar que se trataba de una decisión inconstitucional, renunció a la Secretaría de Estado, el 19 de noviembre de 1835, retirándose a la vida privada. Sin embargo, en enero de 1836, aceptó ser ministro plenipotenciario de Venezuela para ajustar en Estados Unidos los detalles del Tratado de Amistad, Comercio y Navegación recientemente suscrito con ese país. Al regresar a Caracas, a fines del mismo año, convino en ocupar el cargo de alcalde segundo de la ciudad, al que renunció casi inmediatamente para retirarse a un fundo agrícola de su propiedad en Maracay; mientras lo organizaba, abrió y atendió un puesto de venta de carne en la plaza principal de esa ciudad. En 1837, el vicepresidente Andrés Narvarte, encargado del Poder Ejecutivo, lo llamó para que desempeñara de nuevo la Secretaría de Estado de Hacienda y Relaciones Exteriores, cargo que aceptó. Durante el mes de abril de 1837, cumplió con el encargo de ajustar los Tratados de Amistad, Comercio y Navegación de Venezuela con Gran Bretaña y las Ciudades Hanseáticas. En mayo del mismo año, renunció a la Secretaría de Estado para aceptar el nombramiento de enviado especial y ministro plenipotenciario de Venezuela ante la Nueva Granada, misión que cumplió hasta principios de 1840, regresando al país como aspirante a la vicepresidencia de la República. En junio de 1840, fue elegido consejero de Estado, cargo que desempeñó junto con la vicepresidencia de la República. Fue presidente encargado del Poder Ejecutivo en 6 oportunidades (3.3-13.3.1841; 23.5-12.7.1841; 3.11-23.11.1841; 19.5-21.5.1842; 20.1.-28.1.1843; 31.5.-junio 1844). El último año fue postulado para la Presidencia de la República, en competencia con Diego Bautista Urbaneja y Carlos Soublette, resultando electo este último. Luego de participar en la contienda presidencial, Michelena volvió al retiro, pero este se vio de nuevo interrumpido cuando, en enero de 1845, fue nombrado enviado especial y ministro plenipotenciario ante las Cortes de Gran Bretaña, Francia y España y encargado de canjear en Madrid las ratificaciones del Tratado de Reconocimiento, Paz y Amistad entre Venezuela y España. Renunció a esta misión antes de empezar a cumplirla, pues, al considerar el carácter itinerante del compromiso, solicitó un secretario de legación y esto le fue negado. Nuevamente se dedicó a sus intereses privados hasta 1848, cuando fue elegido representante por la provincia de Caracas ante el Congreso Nacional. Recibió una herida con arma blanca en el asalto perpetrado contra este Poder el 24 de enero de 1848 y murió el 12 de marzo siguiente, a consecuencia de las lesiones internas que sufrió.

Autor: Manuel Rodríguez Campos Bibliografía directa: MICHELENA, SANTOS. Exposición que dirige al Congreso de Venezuela en 1833 el secretario de Hacienda sobre los negocios de su cargo. Caracas: Imprenta de Valentín Espinal, 1833. Bibliografía indirecta: CARRILLO BATALLA, TOMÁS ENRIQUE. El pensamiento económico de Santos Michelena. Caracas: Academia Nacional de Ciencias Económicas, 1994. 4 vols.; MICHELENA, TOMÁS. Reseña biográfica de Santos Michelena. Caracas: Ávila Gráfica, 1951;TINOCO RICHTER, CÉSAR A. Santos Michelena, 1797-1848. Caracas: Fundación Eugenio Mendoza, 1952; VARGAS, PEDRO JOSÉ. Santos Michelena, biografía y esbozo de su tiempo. Caracas: Congreso de la República, 1972. Iconografía: RETRATO, Martín Tovar y Tovar, óleo/tela, 1874, Ministerio de Relaciones Exteriores, Caracas. RETRATO, Lewis B. Adams, óleo/tela, c. 1840, colección Luis Eduardo Michelena Arroyo, Caracas. FOTOGRAFÍA, El Cojo Ilustrado, Caracas, núm. 72, diciembre 15, 1895. Hemerografía: «Las ideas económicas de Santos Michelena». En:Gaceta del Museo Bolivariano. Caracas, octubre-diciembre, 1947.