Capital del municipio de su denominación, en el estado Zulia. Este municipio ocupa una superficie de 862 km2, y en las últimas décadas es el principal centro de apoyo que tiene Maracaibo a nivel de la región zuliana. Situada a orillas del lago de Maracaibo. Temperatura media de 30 °C y precipitación media anual de 900 mm. Cabimas está conectada a Ciudad Ojeda y Lagunillas mediante la carretera intercomunal y al país mediante la vía Lara-Zulia. Su aspecto es el de una ciudad que cada vez se acerca más al predominio de las estructuras verticales. Esta ciudad pertenece al subsistema costa oriental del lago de Maracaibo y su referencia geográfica más resaltante es punta Icotea. En la época precolombina la antecedió en este territorio una comunidad indígena de carácter tribal, generadora de una aldea estable y capaz de realizar intercambios económicos intertribales, ese centro poblacional es registrado por documento cartográfico en 1579 (en el cual aparece sin nombre). En un documento escrito de 1724 se menciona una aldea aborigen en este lugar, lo cual indica que entre esas dos fechas se le debe haber dado esa denominación. La existencia de un establecimiento misionero, en 1707, no muy lejos del territorio que hoy ocupa Cabimas, y por ende cerca de aquella aldea, puede explicar ese nombre botánico (Cabimas o Copaiba Langsdorffi, especie Copal) dado a esa comunidad, puesto que los religiosos acostumbraban dar, entre otros, nombres de vegetales a las comunidades aborígenes, especie aquella que los indígenas identificaban con el vocablo cabimbo, cabimo o cabima. En las adyacencias de esa misión surgieron «establecimientos de posición hispanos», ocurriendo con ello en el tiempo, tres hechos: a) los pobladores de esos «establecimientos» abastecieron de mano de obra a Maracaibo, mediante la venta de los aborígenes de esta costa, b) desaparece la aldea indígena Cabimas por el desarraigo de sus pobladores, c) de uno de esos «establecimientos» se forma el «sitio de Cabimas» habitado por españoles. Ese «sitio» es visitado por el obispo Mariano Martí en 1774, observando que queda en un lugar «algo elevado» y que allí, «aunque llueva queda luego seco», dejarán habitado por 20 familias en 19 casas. De esa descripción se deduce que Cabimas se localiza al N de punta de Icotea. En mapa de 1774 se registra a la Cabimas hispana, por primera vez como «Cavimas». Y para el año 1788 ese centro poblado se ha mudado al S de punta Icotea. El nuevo lugar está ubicado al nivel del lago, por lo que cuando llueve se inunda por ser cenagoso, aunque es un espacio más propicio para las prácticas agrícolas. La población de Cabimas tiene 230 habs. en 1800 y a partir de ese año hasta 1830 los testimonios de la época señalan que «sus pobladores tienen frecuentes relaciones comerciales con Maracaibo», siendo sus principales actividades la extracción de «mene», la elaboración de aceite de coco y la pesquería. Durante esa etapa suceden muchos eventos en la vida de esa comunidad: en 1806 queda bajo la dependencia del recién creado curato de La Rita y en 1814 se solicita -extemporáneamente- su elevación a villa. Por otra parte, aporta a la gesta independentista a Antonio Basilio Borjas, quien alcanza el grado de sargento y participa en la batalla naval del lago. En 1821 se establece su primera vía terrestre entre La Rita y Siruma. En 1829 se le designa su primer cura párroco, el presbítero Juan de Dios Castro, y además, se eleva su rango poblacional a la categoría de «pueblo». En la etapa de 1830 a 1904 ocurren otros cambios, puesto que surgen como actividades económicas fundamentales la explotación de la madera, la elaboración de carbón vegetal, la cría de ganado y el corte y siembra de paja, abasteciendo a Maracaibo con estos productos; además, con la subsiguiente formación de hatos se van a formar caseríos, los cuales llegan a ser conocidos como Las Cabimas. Durante esta época el pueblo de Cabimas es reconocido como «puerto menor» de la región lacustre. En 1840 Agustín Codazzi indica que la parroquia Cabimas pertenece al cantón de Altagracia. Su primer jefe civil fue José María Rincón, nombrado para el cargo en 1873. En el año de 1875 tenía escuela privada con 57 alumnos. En 1884 es elevada a municipio, formando parte del distrito Bolívar. Las ocupaciones de sus habitantes para 1894 eran: marinos (56), comerciantes (8), artesanos (32), madereros (27), agricultores (94), criadores (63), «industriales» (63), pulperos (5), aceiteros (106), trapicheros, peones y músicos (4), además hay un carpintero, un bodeguero, un sacerdote y un bachiller. Estando presidido el Concejo Municipal por el doctor Régulo Reyes, se ordena en 1904 la demarcación de los ejidos del municipio Cabimas. Ese período en el cual este centro poblado evoluciona desde «sitio» hasta «municipio» corresponde a la Cabimas rural. La «era petrolera» se inicia en Venezuela con las concesiones petroleras que otorga el Ejecutivo Federal a varios particulares, entre ellos, Antonio Aranguren, quien recibe el territorio de los distritos Bolívar y Maracaibo para su explotación. Posteriormente, Aranguren traspasa su contrato a una compañía anónima, registrada en Londres (1913) con el nombre «The Venezuelan Oil Concessions Limited» (VOC), la cual se va a instalar en el «vecindario de La Rosa» en Cabimas (1913). En el Acta de Asociación de esa empresa se expresan unos fines, los cuales al ejecutarse traen el proceso urbanizador a aquel poblado. En esa acta se señala, en una de sus cláusulas, que la Compañía debía «...promover i ayudar la inmigración, i establecer ciudades, aldeas y colonias», razón por la cual ese documento se convierte históricamente en un Acta Fundacional para la Cabimas citadina. Ese proceso ocurre entre 1913 y 1960, actuando como agente transformador la «dinámica del petróleo». Durante este período los acontecimientos van a ser modernizadores: para 1916 la VOC vende al Central Azucarero Venezuela 19 toneladas de petróleo, convirtiéndose en las dos primeras empresas capitalistas que se instalan en esta subregión. En 1916 su personal obrero se incrementó de 65 a 139 trabajadores. En 1917 obtiene la VOC su primer pozo sobre bases productivas y para 1922 con el R-4 denominado como Los Barrosos, Venezuela irrumpe en el escenario internacional como país petrolero. A la VOC (la cual llegará a ser con el tiempo la Shell) se le agrega en su ocupación de Cabimas la «Lago Petroleum Corporation» (1923) (que pasará a ser la Creole) y la «Venezuela Gulf Oil Company» (o Mene Grande) (1924). Bajo la acción de estas tres empresas van a surgir diversos núcleos poblacionales petroleros: primero el campamento petrolero con sus long-houses (1914-1924), luego los barrios, conformados por migraciones de otras regiones del país, quienes se van a ubicar en las adyacencias del R-4 conformando el centro poblado petrolero de Los Barrosos (1925); esta forma de ocupación por invasiones y de carácter «espontáneo» se mantiene constante en el tiempo. Y finalmente los campos, los cuales, por tener carácter planificado, permitieron desarrollar 13 urbanizaciones (1927-1947). En 1936 estalla en Cabimas y Maracaibo la primera gran huelga petrolera. En esa década de 1930, el concejo municipal, el Banco Obrero y la iglesia construyeron respectivamente: el mercado municipal, la Urbanización Obrera y la catedral. La población se eleva de 1.779 habs. en 1914 a 22.328 habs. en 1941, incrementándose a 60.000 habs. en 1954 y a 47.856 habs. en 1961. Las tres empresas de hidrocarburos antes señaladas cambiarán el uso del suelo, puesto que al crear sus áreas industriales van a desalojar a los productores del agro, quienes se desplazarán hacia lo que hoy es Sabana de la Plata. Estas empresas desarrollarán espacios deportivos y recreacionales, se crearán dispensarios, instituciones educativas y «comisariatos» y, además asumen el tendido de líneas telefónicas y la perforación de pozos de agua; en esta etapa también se construyen acueductos, una estructura vial, una pista de aterrizaje, una planta de gas, una pequeña refinería y ponen asimismo en funcionamiento tres líneas férreas para sus locomotoras y sus «zorras». Entre 1943 y 1944 se crean, bajo las presiones reivindicativas de las comunidades, un colegio y un liceo para impartir la educación secundaria. En 1943 surge la Asociación de Comerciantes Minoristas y obtienen la construcción del pasaje Sorocaima. En 1943 se abre en Cabimas una sucursal del Banco de Maracaibo y en 1954 otra del Banco «El Comercial». En 1954 Cabimas dispone de 2 clínicas y 6 farmacias. Para 1960 Cabimas actúa en el subsistema de la costa oriental del lago como un centro comercial y es una ciudad importante del país.

En 1970 se realiza en Cabimas el «I Congreso Cultural» con la participación de diversos intelectuales de tendencia izquierdista. Durante esa década se establecen varios núcleos universitarios, entre ellos el de la Universidad del Zulia, primera institución de educación superior que se radica en la localidad. Los planes de la región zuliana indican que las actividades presentes en Cabimas son: petróleo, astilleros, servicios, agroindustria, mediana y pequeña industria, construcción, industria manufacturera e industria metalmecánica. En el aspecto cultural destaca su pintor Emerio Darío Lunar, quien es reconocido como uno de los mejores representantes de la pintura ingenua en el país. Se publica El Diario de la Costa Oriental. Por otra parte, Cabimas cuenta actualmente con las emisoras Radio Cabimas y Radio Libertad, bibliotecas, servicio telefónico y de télex, oficinas bancarias, hospital «Dr. Adolfo D'Empaire» y varios hoteles, entre otros servicios. Se pueden visitar: la catedral, plaza Los Leones, mercado Centro Cívico, Museo de la Ciudad, campo petrolero «Zumaque 1», balnearios de Cabimas y punta Icotea. Se celebran las fiestas de Nuestra Señora del Rosario en octubre; gaitas y pesebres en diciembre y enero. Dependen de ella las parroquias: Ambrosio, Carmen Herrera, Germán Ríos Linares, La Rosa, Jorge Hernández, Rómulo Betancourt, San Benito, Arístides Calvani y Punta Gorda. Durante las últimas décadas, este centro poblado citadino petrolero incrementó su población, remontándose de 118.037 habs. en 1971, a 142.208 habs. en 1981 y a 197.966 habs. en 1990.

Autor: Carlos Medina Bibliografía directa: Delgado, Luis. El Zulia y su espacio geográfico. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1992; Medina, Carlos. La costa oriental del lago: sus orígenes, sus conquistadores y su legendaria Venecia. Cabimas: Alcaldía, 1992;--. Cabimas: origen, fundación y prospectiva de un centro poblacional. Cabimas: s.n., 1991; Prieto Soto, Jesús. El chorro, gracia o maldición. Maracaibo: Universidad del Zulia, 1975;--. Huellas históricas de Cabimas. México: Editorial Cultura, 1959.